La Magia del Interés Compuesto

La leyenda del tablero de ajedrez y los granos de trigo

El interés compuesto es una de las maravillas de la matemáticas financieras, y es lo que los ricos utilizan para ser más ricos todos los días....eso y un apalancamiento adecuado. Pero vamos a dejar el apalancamiento para otro día, y nos vamos a concentrar en las matemáticas y como podemos aprovecharlas en nuestro beneficio.

Me viene a la cabeza aquí, la leyenda del ajedrez y los granos de trigo, una aplicación genial para comprender como funciona el interés compuesto a nuestro favor, y como lo podríamos aplicar para mejorar nuestras finanzas hasta límites insospechados.

Resumiendo un poco: Había un rey llamado Sheram, que en una de las batallas en las que participó perdió a su hijo, y esto le sumió en una gran pena. Su pesar era inmenso, y nada lo distraía, ni lo aliviaba, hasta que un día un tal Sissa se presentó en su corte y le presentó un juego, que aseguró que le haría divertirse y olvidar sus pesares, el ajedrez.

Después de explicarle las reglas del juego, el rey empezó a jugar y jugó y jugó, y efectivamente, el juego consiguió que su pena desapareciera en gran medida.

El rey quiso agradecer a Sissa su regalo, y le pidió que le pidiera una compensación, por su maravilloso juego. Sissa, que debía ser muy inteligente, le pidió al rey que le diera un grano de trigo por la primera casilla del tablero, y que esa cantidad se fuera doblando en las siguientes casillas.

Al rey este premio le pareció poco, y le dijo que le daría su grano de trigo, doblándolo en cada una de las sesenta y cuatro casillas del tablero del ajedrez. En principio el rey, pensó y así se lo hizo saber, que su recompensa era pequeña para el beneficio que el había obtenido del juego, y dijo que sus criados le darían el trigo que había pedido.

A medio día, se acordó de Sissa y su trigo, y les preguntó a sus criados si le habían hecho llegar el trigo, a lo que le respondieron que los matemáticos de la corte aún estaban calculando la cantidad, y que esperaban tener terminado el cálculo para el día siguiente.

Cuando los matemáticos terminaron sus cálculos, la cantidad era enorme: dieciocho trillones cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones setenta y tres mil setecientos nueve millones quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince.

En aquellos momentos no había trigo suficiente en todo el reino, y habrían sido necesarias las cosechas mundiales, de más de 21.000 años para poder pagar al inteligente Sissa.

El interés compuesto aplicado a tus finanzas

Tal vez aún no has entendido bien como funciona el interés compuesto, ya que la fabula está genial, pero que tienen que ver los granos de trigo con los euros que necesitas todos los días.

Imagina por un momento que tenemos un euro, y lo invertimos con una rentabilidad de un 10%, al cabo de un año tendremos 1,10 euros, si lo seguimos invirtiendo a una tasa de interés de un 10%, al año siguiente tendremos 1,21 euros.

El primer año hemos obtenido 10 céntimos, pero el segundo año obtuvimos 11 céntimos de euro. La única forma para que el interés compuesto funcione a nuestro favor, y que ademas venzamos a la inflación, es invertir.

Si colocamos nuestro capital utilizando un depósito bancario, en muy pocas ocasiones conseguiremos batir a la inflación, con lo que nuestros resultados serán bastante pobres...no malos, pero no excepcionales como con el tablero de ajedrez.

También es importante comenzar pronto con nuestro ahorro, ya que el tiempo es fundamental para conseguir buenos resultados. Utilizando otra vez nuestro tablero de ajedrez, no sería lo mismo haber utilizado 64 casillas, que sólo 32. A medida que nuestro capital va creciendo, los porcentajes hacen que las rentabilidades obtenidas en las últimas casillas sean exageradamente altas, y al unirlas al principal, la rentabilidad en la casilla siguiente sea enorme.

Resumen

Si queremos cambiar nuestro futuro financiero, debemos ahorrar e invertir.

Debemos buscar lugares donde la rentabilidad puede vencer a la inflación, como por ejemplo invertir en la bolsa.

El tiempo es fundamental para obtener buenos rendimientos a largo plazo. No es lo mismo empezar a invertir con 20 años, que con 30 o 40, y el interés compuesto trabajará mejor, aunque las cantidades sean mucho más pequeñas a los 20, que las que pudieramos aportar a los 40.

¿Te ha gustado el artículo de hoy?

0 comentarios

¿La Culpa es del Merccado? Culpa a los Inversores

En ocasiones los inversores culpan al mercado de sus malos resultados. No podemos negar que en ocasiones los merados pasan por situaciones complicadas, algunas veces previsibles, como pueden ser recesiones económicas, y en otras ocasiones estos momentos difíciles se escapan al control de los inversores: un desastre, una guerra, o unas elecciones con un resultado incierto. Sin embargo, estas situaciones son las que menos incidencias, porcentulamente hablando, son las que tienen en el resultado de una cartera. La acumulación de pérdidas, en la mayor parte de las ocasiones, están originadas en las malas decisiones que se toman, en vez de las fuerzas invisibles que mueven el mercado, y a las que se suele hacer mención... esas manos oscuras que mueven los mercados con la intención de enriquecerse...pero que nadie sabe muy bien a ciencia cierta quienes son.

Seguir a la multitud

Los seres humanos somos propensos a la mentalidad de rebaño, sólo necesitamos que alguien se erija como líder en una situación desesperada, que todo el mundo le seguirá, incluso a sabiendas de forma individual que están tomando la peor decisión posible. En ocasiones podemos tener muy clara nuestra postura, pero si todo el mundo a nuestro alrededor toma una postura contraria, seguro que nos harán dudar de nuestra postura, por muy razonada que sea y muy seguros que estemos de nuestra postura. Esta situación, extrapolada a los mercados financieros, suele producir los pánicos compradores y vendedores: Pánicos compradores. En el mercado hay muchas situaciones en la que si algo suena demasiado bueno para serlo, probablemente es que sea cierto. Cuando el mercado parece subir desafiando la ley de la gravedad, es cuando más pequeños inversores se suman al mercado, empujados por la sensación de que se están perdiendo algo, y tomando evidentemente la peor de las decisiones, comprar en un mercado en máximos. Pánicos vendedores. Este es el síndrome del fin del mundo, y es cuando venden también los pequeños inversores, pensando que el mercado ya no se recuperará nunca. Es habitual que el pequeño inversor venda, cuando debería estar tomando la decisión de comprar, precisamente por que el riesgo es mucho más bajo, que hacerlo en los máximos de mercado.

Controlar lo incontrolable

El riesgo forma parte de la inversión, y tenemos que saber que no podemos controlar todo, a pesar de muchos estudios que hagamos, siempre nos podemos encontrar con casos de “ingeniería contable”, como ocurrió en Pescanova en España, o Enron en EE.UU. La única forma de protegerse ante estas situaciones, es diversificar adecuadamente, y que ninguna posición de nuestra cartera, ponga en riesgo real todo nuestro dinero.

Aversión a las pérdidas

Una de las grandes ironías de la inversión, es que los inversores son reacios al riesgo cuando están ganando, mientras que aman al riesgo cuando están en pérdidas. También es aplicable a las decisiones de alto riesgo, cuando te saltas todas las reglas de la prudencia, lo más probable es que el mercado no te recompense, sino que pierdas mucho dinero en el intento. No hay que dejar que el orgullo nos impida vender nuestras posiciones perdedoras, y el miedo nos obligue a vender nuestras posiciones ganadoras.

Ciegos por proximidad

Los inversores tienden a valorar más positivamente las empresas que conocen, y que forman parte de su entorno o su país, cuando en realidad en el mundo hay miles y miles de empresas en las que invertir, y que nos están dando oportunidades de inversión todos los días. Lo importante cuando invertimos no es la familiaridad, es el valor. Cuando invertimos en empresas nacionales, debemos examinarlas tan detenidamente como lo haríamos con una empresa extranjera, en realidad debemos examinar con detenimiento todas nuestras inversiones, si queremos tener éxito.

Conclusión

Los seres humanos somos propensos a la mentalidad de manada. Si somos capaces de reconocer lo que está haciendo la manada, y pensar de forma racional, seremos menos propensos a dejarnos llevar por la estampida cuando se dirige al precipicio.

0 comentarios

Consejos para invertir bien

Leer más 0 comentarios

Invertir online

Invertir en acciones, alguna vez fue una zona acotada para los pequeños inversores, hoy es realmente fácil y asequible, estando al alcance de todos gracias a los brokers online. Antes de la inversión en bolsa online, las personas dependían de los servicios de un broker, que ejecutaba las órdenes de compra y venta por cuenta del cliente. Hoy en día, las personas son capaces de ejecutar las órdenes de compra y venta por sí mismas en una fracción de segundo que utilizando los servicios de los brokers online. 

Aunque con la compra y venta de acciones puedes hacer una pequeña fortuna, es igualmente muy fácil perder ese dinero. Para convertirse en un inversor de éxito, es fundamental que te familiarices con las herramientas de la inversión, la teoría que hay detrás y los informes diarios que impulsan los cambios del mercado.

Fundamentos del mercado de valores

Al igual que todas las empresas, el mercado de valores opera en un sistema de oferta y demanda. Cuando usted compra unas acciones, tu esperanza es que con el tiempo, otros inversores se vuelvan más ansiosos por poseer una parte de esa empresa. Cuando la popularidad de esa empresa aumenta, los inversores deberán competir por comprar sus acciones y haran subir el precio de venta. En teoría, el precio de las acciones, es el resultado de las mejoras en el valor y el potencial de la empresa, también conocido como sus fundamentos. En realidad, los precios de las acciones cambian por un sin número de razones, que sólo algunos inversores son capaces de predecir.

Investigar y elegir valores

Hay dos escuelas principales de pensamiento sobre cómo elegir las acciones. La primera llamada, el análisis fundamental , se basa en el uso de los informes financieros de una empresa y las declaraciones públicas para analizar la salud de la empresa. Los balances, cuentas de resultados, las ganancias anuales y trimestrales y comunicados de prensa de la empresa son herramientas importantes para un análisis fundamental. Afortunadamente, esos informes son fácilmente investigables a través de la web. El mercado y sus tendencias de los sectores, las publicaciones de medios de comunicación y el análisis histórico también juegan un papel importante.

La segunda escuela de la inversión se llama análisis técnico . Los analistas técnicos creen que las oscilaciones de precios de las acciones siguen patrones que los comerciantes pueden aprender a detectar y aprovechar. El análisis técnico no es tan ampliamente aceptado como el análisis fundamental. Sin embargo, muchos comerciantes utilizan una combinación de las dos técnicas para elegir sus inversiones. La elección de una empresa con fundamentos sólidos y luego de vez en cuando la negociación en un indicador técnico es una estrategia más seguro que confiar sólo en los indicadores técnicos.

Antes de decidirse a comprar o vender cualquier acción, usted debe investigar a fondo la empresa, su liderazgo y su competencia. Sitios como Ecobolsa ofrecen excelentes recopilaciones de noticias, estados financieros y datos históricos de las acciones que permiten conocer la empresa. Muchos de estos de también muestran clasificaciones de los analistas profesionales de acciones determinadas. Habitualmente, el analista indica si el consejo es comprar, mantener o vender una acción. Examinar los registros de estos analistas puede ayudarte a asignar valor a sus opiniones.

La elección del broker

Antes de que pueda comenzar a comprar y vender acciones, es necesario decidir qué broker vas a utilizar. Es una decisión importante, ya que algunos cobran comisiones por muchos de sus servicios, y otros por el contrario casi no tienen comisiones. Puede suponer una diferencia importante a final de año. 

El mejor consejo para un inversor online es elegir a su pareja de inversión con los ojos bien abiertos. Conocer sus tarifas, servicios, opciones de inversión, de educación y de investigación, recursos y seguridad. Nadie debe confiar sólo en sus instintos o en lo que le cuente su vecino. 

Cuando usted está buscando un broker online, hay que tener en cuenta los costos de cada servicio que nos ofrece el broker y el nivel de apoyo necesitas. 

Como inversor principiante, es posible que quieras comenzar con una empresa que pueda ofrecer asesoramiento personal para sus inversiones. A medida que crezcan tus habilidades, es posible que quieras asegurarte de que tu broker ofrece herramientas para participar mejor de los movimientos del mercado, incluyendo ventas en corto.

Si prefiere ser un inversor de “hágalo usted mismo”, puedes buscar brokers online de los tipo “low-cost”. Estos brokers permiten comprar y vender acciones, opciones, fondos de inversión, etfs, etc. Tu tomas la decisión final sobre cada inversión, si debes comprar  o vender, y no necesitas una gran suma de dinero para empezar.

Practica tus habilidades

Aprender a invertir comienza con la educación. Leer noticias y sitios web financieros, escuchar podcasts y estudiar cursos que enseñan a invertir, es una excelente manera de recopilar información. Unirse a un club de inversión te dará la oportunidad de hablar sobre tu educación con más inversores con experiencia. 

Sin embargo, la lectura no es un sustituto para la experiencia. Una forma de riesgo cero, para practicar tus nuevas habilidades es con un simulador de bolsa online. 

Consejos para los inversores que empiezan

La inversión online con acciones puede ser desalentador para los inversores que empiezan, pero con la base correcta y una aportación gradual de dinero, puedes esperar ver retornos significativos. Aquí hay algunos consejos para ayudarle a tomar decisiones de inversión inteligentes.

No invertir dinero que no puedes permitirte perder. Toma decisiones inteligentes acerca de lo que puedes permitirte el lujo de invertir y comenzar lentamente. Una vez que te hayas dado cuenta de las ganancias derivadas de una o dos acciones, puedes comenzar a reinvertir esas ganancias en otras acciones y fondos.

Diversificar inversiones. Las acciones ofrecen la atracción de dinero aparentemente fácil, ya que son fuentes fiables de ingresos. Considera la posibilidad de invertir al menos una parte de tu dinero en un fondo que replique índices. Los ETFs se pueden comprar y se negocian como acciones, son una buena forma de diversificar, así las pérdidas en un sector determinado puede ser anulado por las ganancias en otro sector. 

No operes si no tienes tiempo para investigar. La inversión con acciones debe ser abordado como un trabajo a tiempo parcial. Como cualquier trabajo, tus habilidades van a sufrir si no se practican con frecuencia. En este caso, la "práctica" significa leer las últimas noticias y financieros sobre empresas en las que estás considerando invertir. Si no tienes tiempo para practicar, considera invertir en un fondo que replica a un índice, o dejar tus inversiones en manos de un profesional cualificado.

Haz un plan.  La irracionalidad es el enemigo de las operaciones bursátiles. Antes de comprar una acción, considera qué circunstancias te llevarían a venderlas. Por ejemplo, puedes decidir que no se puede correr el riesgo de perder más del 20 por ciento de tu inversión. Muchos brokers tienen la posibilidad de programar órdenes de compra y de venta sobre la base de criterios predefinidos, tales como una caída porcentual (o aumento) de su inversión original. Programar las órdenes te evita la toma de decisiones emocionales sobre tus inversiones. 

No ceder al miedo.  Muchos operadores de acciones que comienzan, tratan a diario con el miedo a perder el dinero invertido. Si puedes ver como los valores bursátiles se desploman, no te desesperes. Especular con acciones es una inversión a largo plazo y requiere paciencia y perseverancia.

 

0 comentarios